LAS HORMONAS Y EL YOGA

Cabecera Las hormonas y el yoga

Anteriormente hemos hablado del pilates durante el embarazo, y hoy queremos hablar acerca de los efectos hormonales que nos produce el yoga. Para tener conciencia de los efectos de las hormonas sobre nosotros, a continuación, una lista de alguno de los síntomas del “desequilibrio hormonal”.

Físicos:

  • Dolor de cabeza
  • Aumento de peso
  • Problemas de la piel
  • Dolor en las articulaciones
  • Pérdida de cabello
  • Aumento vello corporal y facial
  • Ojos hinchados
  • Sudores nocturnos
  • Hormigueo en manos y pies
  • Disminución de energía (fatiga)
  • Antojo de azúcar/carbohidratos

Psicológicos:

  • Ansiedad
  • Enstrés
  • Insomnio
  • Problemas de concentración
  • Estado de ánimo deprimido
  • Cambios de humor
  • Irritabilidad
  • Tristeza
  • Preocupación excesiva
  • Disminución de la líbido
  • Confusión

¿Cómo influye la práctica del Yoga sobre el equilibrio hormonal?

Está demostrado que la práctica regular de Yoga en su forma tradicional disminuye los niveles de cortisol y la adrenalina, las principales hormonas responsables del estrés. Esto se traduce también en disminución de grasa en el abdomen (donde se localizan más receptores de cortisol) y sobre todo en una reducción significativa de ira, depresión y ansiedad, mejorado así la calidad de vida.
Además, la práctica regular de esta disciplina aumenta los niveles de melatonina tras 3 meses de práctica, mejorando la actividad biológica del sueño.

Foto el yoga y las hormonas

Cuánta práctica se requiere un efecto sobre las hormonas?

Existes diferentes estudios y muchos de ellos demuestran que la mejoría significativa aparece tras un periodo regular de práctica de 3 a 6 meses durante 30-60 minutos cinco días en semana.

Qué tipo de Yoga es el que permite este equilibrio hormonal?

No hay suficiente investigación al respecto, pero sí se ha demostrado mejoras significativas con la práctica del Hatha Yoga, incluyendo Pranayama y meditación. Sin embargo, la práctica para cada persona es bastante selectiva, según el tipo (activo o pasivo). Se recomendaría una práctica de Yin Yoga si tienes una tendencia a estar en constante actividad, y una práctica de Vinyasa Yoga si tu tendencia es más sedentaria.

En el Centro “TARA Psicología y Yoga” te ofrecemos la posibilidad de practicar tanto Hatha como Vinyasa Yoga, teniendo en cuenta tanto los beneficios físicos, como mentales y emocionales que proporciona esta práctica, desde un punto de vista psicológico gracias a los profesionales de la salud mental involucrados en mejorar to bienestar integral.
Para más información: www.tarapsicología.com, terapia presencial y online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLÍTICA DE COOKIES

Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies