Tres recetas de desayunos fáciles y saludables

recetas desayunos saludables

Que el desayuno es la comida más importante del día es algo que tenemos interiorizado, prácticamente grabado a fuego en nuestra mente. Debe ser saludable, ya que rompe el ayuno realizado durante las horas de sueño y, si elegimos los nutrientes adecuados, nos llena de energía para el resto de la mañana. Eso sí, solo si huyes de todos los productos que la industria alimentaria ha diseñado como  “desayunos”, como pueden ser las galletas, el pan blanco, la bollería o los zumos azucarados. Hoy queremos compartir contigo tres recetas de desayunos saludables y perfectos para diferentes circunstancias. ¡Allá vamos!

Empezamos con un desayuno sencillo, que puedes preparar la noche antes, por lo que es ideal para quienes prefieren quedarse un ratito más en la cama: Combina capas de yogur natural sin azúcar con otras de fruta de temporada troceada, y añade avena o semillas a tu gusto. Si lo preparas en un tarro con tapa puedes conservarlo durante la noche en la nevera y disfrutarlo muy fresquito por la mañana, ¡incluso llevártelo al trabajo! El yogur es uno de tus mejores aliados a la hora de desayunar, ya que aporta proteínas, aminoácidos esenciales, potasio, fósforo, calcio y magnesio. Además, sus bacterias probióticas son muy beneficiosas para mejorar el sistema inmunitario y la digestión.

Si te gusta saborear la primera comida del día con calma y no puedes vivir sin desayunar tostadas te proponemos acompañarlas con ingredientes deliciosos y saludables. Por ejemplo, dos rebanadas de pan integral con queso ricota, una pizca de pimienta y rodajas de tomate fresco. Añádele orégano o albahaca si quieres darle un toque algo más elaborado, acompáñalo de tu té favorito y de una pieza de fruta fresca ¡y a disfrutar de tu menú matutino!

¿Y si te apetece un desayuno especial para un fin de semana? Prepara un revuelto (con dos huevos por persona será suficiente) y añádele tomate cherry y hojas de espinaca. Acompáñalo con una pieza de fruta de temporada, tu té preferido y una onza de chocolate negro. ¿Sabías que el chocolate tiene muchos beneficios para tu salud? Te ayuda a mantener bajo control la presión arterial y evita los picos de azúcar en sangre. Eso sí, apuesta por chocolate de calidad revisando la lista de ingredientes: El primero debería ser cacao, ya que debes elegir una tableta que contenga al menos un 70% de cacao, mientras que el azúcar debería encontrarse al final de la lista.

Comienza cada día con un desayuno que te haga sentir bien física y mentalmente, que aporte a tu cuerpo los nutrientes que necesita y que puedas disfrutar y saborear con calma.  Como ves, hay muchas posibilidades y tus desayunos pueden ser tan variados como desees, siempre que elijas ingredientes saludables e incluyas fruta o verduras. Otro truco: intenta que la mayor parte del desayuno deba masticarse, ya que esto mejora la digestión y da mayor sensación de saciedad. Deja de lado los smoothies y los zumos naturales y haz un hueco en tu cocina para los ingredientes de temporada, los frutos secos y a las semillas.

¿Qué te han parecido estas tres recetas de desayunos saludables?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat